Inversión Inmobiliaria

Punta del Este, en Uruguay, la mejor oportunidad de inversión inmobiliaria de Latinoamérica

Con una superficie –dividida en 19 departamentos– de 313.782 kilómetros cuadrados, de los que casi la mitad son aguas jurisdiccionales, Uruguay es un país en plena expansión. Su potencial económico, afianzado en un ciclo de crecimiento y posterior estabilización, le ha valido una favorable opinión internacional. De acuerdo con los datos que maneja el Ministerio de Economía y Finanzas de este país, en 2005 el PIB se incrementó un 6,6 por ciento, y en 2006 se situó cerca del 7 por ciento, y según previsiones del Gobierno uruguayo, en 2007 alcanzará un 4,5 por ciento, con lo que se mantienen las expectativas positivas y de progresión sostenida de la economía.

Por otra parte, la contención en el gasto público, los bajos tipos de interés y la mejora en la recaudación de impuestos han situado en 2006 el superávit primario (antes del pago de intereses de la deuda pública) en un 3,73 por ciento del PIB, superior a los parámetros marcados por el FMI, y con una reducción del déficit global que descendió hasta el 0,62 por ciento del PIB.

Como consecuencia de todo esto, Uruguay es hoy un país que cuenta con un sistema financiero de confianza, que se desenvuelve en un Estado de derecho mundialmente reconocido, y que se perfila como uno de los países con mejores expectativas de negocio del continente; un mercado que ofrece magníficas oportunidades a la inversión extranjera y que cuenta con múltiples recursos que abonan el terreno para la inyección directa de capital extranjero.

Incentivos a la inversión extranjera

Además de la estabilidad económica y la seguridad jurídica del país, el Gobierno uruguayo ha asumido una actitud proactiva para atraer Inversión Directa Extranjera (IDE) a través de la eliminación de autorizaciones y registros previos para la inversión y de la supresión de restricciones que discriminen a inversores locales con respecto a los foráneos. Gracias a estas medidas, el capital extranjero puede participar sin límite alguno en las compañías nacionales e iniciar sus actividades de forma independiente a través de sociedades anónimas uruguayas, de responsabilidad limitada, o sirviéndose de una sociedad extranjera que instala una o varias sucursales en el país, lo que da la oportunidad al inversor de escoger la figura legal que más convenga a sus intereses.

Por otra parte, los trámites legales y mercantiles para establecer una sociedad con la que operar en Uruguay son relativamente sencillos, y las ventajas son notables. En líneas generales, las IDE se benefician de exenciones fiscales sobre el capital inicial y sobre el IVA en muchos casos, y si las inversiones son declaradas de interés nacional por el Ejecutivo, gozan de un régimen específico de exoneraciones impositivas. Y esto ha sido aprovechado por las compañías foráneas; no cabe duda que las ventajas que la legislación uruguaya ofrece a la inversión directa del capital han constituido una de las razones fundamentales para que la presencia extranjera en la economía de este país se vea fortalecida. De hecho, según datos recogidos por el ICEX España, en 2005, la IDE en Uruguay alcanzó un nuevo máximo histórico, situándose en 600,3 millones de dólares, lo que supuso un 3,57 por ciento del PIB y un incremento del 80 por ciento con respecto a la inversión extranjera en el año 2004. Esta cifra prácticamente se duplicó en 2006, alcanzando un 6 por ciento en el PIB uruguayo, lo que constata la inclinación del capital extranjero a continuar penetrando en la economía local. Especialmente significativo es el hecho de que, según los datos del informe de Política Monetaria del Banco Central de Uruguay, más del 24 por ciento de la IDE de 2006 se destinó a inversiones en el sector inmobiliario, que el área que más peso específico tuvo en la estructura de la IDE de ese año.

Punta del Este, la mejor oportunidad de negocio

Además de la estabilidad económica y jurídica de la que gozan los 19 departamentos que conforman Uruguay, lo que convierte al país en un mercado con magníficas oportunidades de negocio, existen otros factores que han conformado un área que sobresale sobre las demás: Punta del Este, especialmente atractiva para la inversión inmobiliaria. Su privilegiada ubicación, su excelente climatología, sus hermosas playas, su agreste paisaje y su amplia oferta de ocio y cultura han hecho de Punta del Este no sólo un emplazamiento de lujo, conocido como “el Mónaco del Cono Sur”, sino también la mejor opción para invertir en el sector de bienes raíces, especialmente en el segmento de vivienda vacacional en costa, aunque también en primera residencia.

El esfuerzo de Punta del Este por mantenerse como paradigma de desarrollo sostenible, con un crecimiento racional y respetuoso con el medio ambiente han conseguido posicionar a esta ciudad como el “destino inmobiliario VIP” del continente y garantizan su afianzamiento como centro turístico predilecto para los más exigentes y la meta de las inversiones más rentables. Así lo demuestran los datos del Instituto Nacional de Estadística de Uruguay, según los cuales Punta del Este es la localidad en la que se registra mayor número de compraventa de inmuebles, después de la capital, Montevideo. Además, casi el 75 por ciento de estas operaciones se llevan a cabo sobre inmuebles de alta gama. Por otra parte, las propiedades residenciales de lujo de Punta del Este, apodado “ el balneario más bello de Latinoamérica”, y su zona de influencia prácticamente duplican los precios de productos similares en Montevideo, como recoge el INE uruguayo (el precio promedio del metro cuadrado en viviendas de alta gama en Punta del Este es de 1.017 USD).

Conocida como “el destino VIP inmobiliario”, Punta del Este siempre fue el refugio vacacional de las clases altas argentinas, pero en los últimos años europeos y norteamericanos la han descubierto como el lugar ideal para pasar los fríos inviernos boreales –en enero el turista disfruta del verano austral, con temperaturas que oscilan entre los 30ºC y los 32ºC–, pues responde perfectamente a sus expectativas y niveles de calidad. Punta del Este cautiva a sus visitantes, que tienen la excepcional oportunidad de disfrutar de un paisaje casi virgen, de extraordinaria belleza, y una ciudad en crecimiento, moderna, que conserva el carácter tradicional y mantiene un escrupuloso desarrollo sostenible. Esta singular combinación es producto la riqueza natural de la zona, pero también de una cuidada planificación urbanística que ha sabido ordenar los barrios residenciales, las zonas comerciales y las áreas de esparcimiento en un conjunto armónico, integrado y respetuoso con el majestuoso litoral que dibuja el perfil atlántico de Uruguay.

Todos estos factores hacen de Punta del Este un destino turístico con un alto índice de fidelización, y por tanto, con notables tasas de rentabilidad en la inversión en residencial vacacional. Punta del Este es un lugar sostenible, sin polución, que prima el cuidado medioambiental y la calidad constructiva y que, al mismo tiempo, goza de innumerables “primeras líneas de playa”, una circunstancia excepcional en el mercado inmobiliario. Punta del Este se convierte en un rincón de Europa en el hemisferio sur, reúne grandes potencialidades para el desarrollo de la inversión, lo que la está conviertiendo en el lugar más demandado por el turismo residencial de Sudamérica. Otra ventaja para el comprador foráneo es que recibe un tratamiento igualitario en la tramitación para la compra de propiedades inmobiliarias y en el régimen impositivo asociado a la operación.

El perfil del turista que visita Punta del Este, según los datos de la Encuesta sobre Turismo Receptivo 2007 de la Dirección de Investigación y Estadística del Ministerio de Turismo y Deporte de Uruguay, es un hombre de mediana edad con familia, empresario o profesional liberal, que prefiere disfrutar su estancia –de una duración de ocho a nueve días de media– en hoteles o en una vivienda propia, arrendada o de otros familiares o amigos. La experiencia turística suele ser tan gratificante que más de 70 por ciento de los visitantes que han estado alguna vez en Punta del Este volverán en más de cinco ocasiones. Este hecho explica que las propiedades que se adquieren en Punta del Este tengan una gran ocupación, y también una alta rotación, tanto en los ciclos de compraventa como en el arrendamiento a terceros, lo que propicia atractivas rentabilidades.

Además, según la información del Instituto Nacional de Estadística de Uruguay, el comprador de segunda vivienda en Punta del Este prefiere adquirir propiedades de alta calidad. Más del 28 por ciento de las compraventas de inmuebles registradas en 2005 en el departamento de Maldonado tuvieron lugar en la localidad de Punta del Este, y de ese porcentaje, más del 74 por ciento de las transacciones se hicieron sobre viviendas unifamiliares o plurifamiliares. Esto se suma al hecho de que los precios de las viviendas en la zona son considerablemente inferiores a los europeos, en productos de gamas similares, y presentan magníficas perspectivas de revalorización. Por estas razones, Punta del Este se perfile como una de las mejores opciones de inversión en Latinoamérica en el segmento de segunda vivienda.

Punta del Este en el SIMA

Uruguay acude por primera vez al SIMA y lo hace con Destino Punta del Este, un grupo compuesto por las 13 compañías inmobiliarias más importantes del país. Esta delegación asiste a la feria con una selección de producto que sobresaldrá en Inmotur por su espectacularidad. Con una treintena de promociones exclusivas, y más de 1.600 viviendas de lujo, constituye la oferta más espléndida de cuantas estarán presentes en el área internacional, que incluye magníficos apartamentos y penthouses en primera línea de playa con vistas a los arenales atlánticos y a las verdes colinas que atraviesan Punta del Este; modernos resorts construidos en torno a la práctica del golf o de deportes náuticos; soberbias casas señoriales con grandes superficies de terreno; y espectaculares villas enclavadas en predios rodeados de bosques tropicales, en los que conviven la vegetación autóctona, los lagos y arroyos naturales y la exótica fauna silvestre del lugar (ver descripción de promociones adjuntas).

Esta propuesta se complementa con una atractiva oferta para el inversor inmobiliario, ya que Destino Punta del Este cuenta con las más destacadas reservas de suelo disponibles en la zona. En SIMA ofertará más de 5.000.000 metros cuadrados en emplazamientos únicos, entre los que se incluye el mejor terreno edificable que queda en Punta del Este, comercializado por Carbonell Propiedades. Este solar, de veinte hectáreas, se extiende desde la cara este a la oeste de la ladera de Punta Ballena, y cuenta con 500 metros de línea de playa a cada lado, 60.000 metros cuadrados construibles para viviendas y más de 20.000 metros cuadrados de terrazas.

Otras parcelas verdaderamente privilegiadas son Altos de José Ignacio, 500 hectáreas verdes, de insuperables cualidades paisajísticas: bosques nativos autóctonos con más de 6.000 árboles de distintas variedades, una reserva con más de 350 especies de aves silvestres, lagos y arroyos naturales, con excepcionales vistas panorámicas a la Laguna Garzón y al mar. Y también merece destacarse Laguna Escondida Beach & Lagoon, 220 lotes de terreno de 2.500 a 6.000 metros cuadrados, en los que edificar casas de diseño sobre la playa y la costa de la laguna en el exclusivo barrio del balneario de José Ignacio.